Restaurante

Las chicas, los chicos y los maniquís

restaurante-las-chicas

 

Las Chicas, los Chicos y los Maniquís, un restaurante para nostálgicos

Las Chicas, los Chicos y los Maniquís, una experiencia creada para que viajes a la movida madrileña. Este restaurante se encuentra en el interior del Axel Hotel Madrid. A modo de curiosidad, el Axel Hotel Madrid se encuentra en un antiguo edificio protegido del S.XIX, que llegó a tener viviendas, después se rehabilitó para acoger el nuevo hotel.

El restaurante es un guiño a los iconos de los 80, como Nacha Pop, Rossy de Palma o Almodóvar. Aunque el mayor guiño es el realizado a la canción de Radio Futura, que muchos siguen versionando en la actualidad.

Por motivos arquitectónicos, se han respetado los espacios, creando diferentes ambientes usando el efecto de contraste simultáneo. El restaurante te recibe con una barra de baldosas y puestos reservados, suelo de damero, mesas amarillas y rombos. Pero eso no es todo, ya que en las paredes encontramos carteles que anuncian Salazones Marisa o Corsetería Antonio.

restaurante-entrada

 

Todo ello acompañado por una selección musical de éxitos de los 80. Al fondo al hay otras dos salas, cumpliendo función de reservado. Destacando decoraciones pop-retro y enfrente otro espacio destinado al área de desayunos, brunch y cócteles afterwork.

Como ya te habrás dado cuenta, juega con su diseño y estética para ofrecer una experiencia única. Tanto es así que su decoración a cargo del grupo de diseño Estudio Creativo llegó a ser nominado a los premios Design Awards de la revista Design et al en la categoría Mejor Restaurante de Hotel.

Gastronomía y presentación diferentes

las-chicas-aceituna-gordalAdemás de jugar con la relación calidad-precio, el restaurante cuenta con el chef Pedro Gallego, con una mochila profesional que le avala junto con Sergi Arola, Alberto Chicote o con Gordom Ramsey. El chef ha creado una carta, presentada en un disco de vinilo de papel, formada por tapas y raciones con nombres originales, todo ello siguiendo la misma temática.

Igual que es importante el nombre del establecimiento, el nombre de los platos no es para menos, ejemplo de ello son los nombres de alguno de los platos: la Hermenegilda, la Papa Luci Boom, la Tosta Maripili, las patatas Massiel o el Nacho Pop.

Lo que está claro es que los detalles hacen de este restaurante una experiencia única que no te puedes perder.

Restaurante Submarino

Un restaurante diferente

Exterior restaurante submarino

¿Es posible cenar rodeado de más de 10.000 peces? El situado en L’Oceanogràfic de Valencia te da esta oportunidad sin necesidad de mojarte.

Nada más entrar te das cuenta de que se trata de un recinto circular, cuyas mesas están rodeadas por la vida marina, ofreciendo por tanto una experiencia única. Su capacidad está pensada para 120 personas y abre todos los días del año. Si bien es cierto que se encuentra dentro del parque, cabe decir que no es necesario visitar el parque poder comer o cenar. Además los más pequeños disfrutarán como nunca gracias a las vistas.

Restaurante submarino

La cocina de Restaurante Submarino es de una gran creatividad y calidad, por ello es necesario reservar previamente por teléfono o correo electrónico. Está abierto de lunes a domingo en servicio de comidas y de lunes a sábado en servicio de cenas.

Debido a su temática, la carta guarda cierta relación y por eso apuesta por la fusión de elementos mediterráneos y cocina moderna. Poniendo atención a elementos como los postres o la bodega. Dicha bodega cuenta con muchas denominaciones de origen valencianas y champanes franceses, además de licores dulces para el postre.

Significado de los elementos

El edificio que alberga el Restaurante Submarino fue diseñado por el arquitecto Félix Candela. El diseño intenta simular unas olas gigantes, haciendo casi un guiño  a la Opera de Sydney. El restaurante se sitúa en la planta baja del edificio, encima, una enorme lámpara de tonos amarillos imita un gran banco de medusas.

Los suelos son de tarima; las mesas y las sillas de madera. Los tonos oscuros y la iluminación se encuentran en sintonía con los amplios ventanales que ofrecen las vistas. También cuenta con una zona de barra justo en el centro del restaurante, con una bonita decoración.

Lámpara medusa