preparar

¿Cómo elaborar café artesanal?

¿Sabías que se sirven 2.25 billones de tazas de café todos los días en todo el mundo? Es por eso que esta bebida se ha convertido en protagonista de muchas historias. Algunos creen que su origen está en el descubrimiento por parte de un pastor de la actual Etiopía, éste observó que las cabras que habían consumido los frutos rojizos de un árbol parecían renovar sus energías y por tanto pensó que estos frutos poseían capacidades tonificantes.

En la actualidad es un producto popular y con un público cada vez más exigente.

Todo está en como lo preparas, pero sobre todo en cómo lo tomas.

Hay gran variedad de tipos de cafés, aunque sin duda el más cotizado es el café artesano.

 

Cultivo y cosecha

El café suele ser cultivado por pequeños agricultores, de modo casi artesanal. Toda esta fase se realiza a mano y es por eso que supone una gran fuente de trabajo, además se ha de tener en cuenta los tiempos empleados. La cosecha suele ocupar entre seis y ocho meses para que sus frutos estén maduros, a esto se ha de sumar nueve y once meses para la maduración de sus bayas.

café

 

Los métodos de cosecha son los siguientes:

  • Recolección:  las cerezas del café se recolectan manualmente, solos se tomarán aquellas que están maduras.
  • Despalillado: se consiguen las cerezas del café raspando las ramas de la planta, así se hace de manera más rápida y se recolectan de todo tipo y grados de maduración. Este método se puede hacer de manera manual o automática.

 

Procesamiento

Se abren los frutos y se limpian para conseguir los granos de café, además de secarlos. Para procesar lo recolectado se usan dos métodos, el seco y el húmedo.

 

Tuestecafetería

Los granos se venden y una vez en su lugar de destino se procede al tueste, que le dará a los granos su color y olor. Con el tueste del grano lo que conseguimos es quitar un poco la humedad y sacar los aceites que le dan el sabor y aroma al café.  Y es que el sabor de éste dependerá en gran medida de esta etapa.

Como curiosidad debes saber que el sabor fuerte o agridulce lo reconocerás por el color oscuro de los granos. El sabor a quemado se reconoce por el el color casi negro y al mismo tiempo los granos más oscuros son aquellos que poseen menos cafeína y menos acidez.

El modo adecuado de conservar los granos es mantenerlos en un lugar oscuro, fresco y seco y dentro de un recipiente hermético.