servir

¿Cómo tirar una caña profesionalmente?

cervecería

En la época medieval se recetaba la cerveza como medicamento, para problemas como la gripe, dolores musculares o incluso dolores de cabeza. En la actualidad la caña sigue teniendo gran protagonismo en nuestros bares y restaurantes, es por eso que perfeccionar la técnica de tirar una caña es algo fundamental.

Así evitaremos que el cliente se encuentre con una cerveza de la que apenas tiene sabor, sin olvidarnos obviamente de la calidad de la cerveza que se sirve.

El arte de tirar una caña

Estos son algunos de los consejos que debes seguir:

vasos cerveza

  • Descartar la primera espuma que sale del grifo. 
  • A cada tipo de cerveza le corresponde una copa o vaso específico.
  • Pon la copa a 45 grados, al llenarse ve poniéndola vertical hasta un 75% para que salga la espuma de presión. 
  • La cerveza se deslizará mejor sin producir espuma al caer al fondo si enjuagas la válvula moja-copas para atemperarla y eliminar impurezas.
  • Debe estar en buenas condiciones de mantenimiento la máquina de enfriamiento, así se controlarán correctamente las temperaturas y la presión. Para evitar impurezas y malos olores se deben limpiar los conductos.
  • Quizás has visto que en algunos establecimientos enfrían las copas en la nevera para que haga escarcha, pero te aconsejamos que no lo hagas, ya que con esto lo que hacemos es degradar la calidad de la cerveza.
  • Si quieres conseguir una consistencia cremosa, deja abierto el grifo un 25% y deja unos 3 centímetros de espuma aproximadamente.  Dicha capa de espuma debe ser más cremosa por abajo y con el grano más grueso por encima, de esta manera no se pierde la carbonización que viene de fábrica. En el caso de que no te agrade el resultado, deja rebosar un poco e intenta echar espuma de nuevo.

servir cerveza

 

¿A qué temperatura sirvo mi vino?

Los vinos han de alcanzar su temperatura ideal de manera paulatina. No es adecuado forzar las condiciones, por ejemplo, guardándolos en el congelador antes de servirlos. 

Las Navidades están a la vuelta de la esquina y con ella llegan las comidas familiares y las cenas de empresa, por lo que no van a faltar las comidas copiosas ni las bebidas. Si bien es cierto que el cava juega un papel importante en estos eventos, no podemos olvidarnos del vino.

Sin duda sabes qué vino marida mejor con tu plato estrella y las condiciones en la que lo sirves también te hacen destacar. Eliges la copa más adecuada teniendo en cuenta el material y su forma, pero ¿a qué temperatura servirlo?

¿Qué temperatura necesita mi vino?

Entre 12 y 15 grados encontramos los tintos jóvenes, así se aumentan las notas florales de estos caldos. Aunque si que es cierto que esta temperatura puede llegar hasta los 16 o 18 grados para los vinos de crianza y hasta los 20 grados para los tintos de reserva y gran reserva.

Así pues, prohibido servir los vinos tintos a temperatura ambiente.

Vinos blancos

Los vinos blancos jóvenes secos, se toman frescos, pero no muy fríos. Siendo su temperatura de consume de 7 y 10 grados si queremos disfrutar por completo de sus aromas afrutados. Una temperatura inferior marca su acidez y oculta su personalidad, por el contrario una temperatura más alta destaca el alcohol.

Si tienes un vino blanco dulce, su temperatura correcta es a 6 grados, así potenciamos su carácter frutal y su expresión dulce. Los blancos con crianza deben llegar a la mesa entre los 10 y los 12 grados, porque si la temperatura es más baja se desaprovechan los aromas complejos del roble.

Si cuentas con vinos blancos generosos (manzanillas y finos)  deberás hervirlo entre 7 y 10 grados.

vino blanco

Vino tinto

Su temperatura oscila entre 16 y 18ºC para que conserven todos sus matices y se perciban sus componentes. Si la temperatura fuera elevada al cliente le sería imposible captar los diferentes aromas, debido a la volatilidad del alcohol que inundaría su paladar.

En el caso de tintos jóvenes se pueden servir entre los 12 y 15ºC para potenciar sus matices florales y  frescura, los crianzas entre los 16 y 18ºC y los grandes añadas a 20ºC.

vino tinto

Vinos rosados

Para los vinos rosados te aconsejamos que lo sirvas entre  los 6 y 8º C, para conseguir la temperatura adecuada.

Para que el vino mantenga todas sus propiedades, debe alcanzar la temperatura de forma gradual. ¡Evita guardar el vino en el congelador! A menos que sea un blanco, rosado o cava, en ese caso deberás ponerlo en la nevera unas horas antes de servirlo. El lugar más adecuado para guardarlo es sin duda una cubitera con agua y hielo.

vino rosado

Cavas

En el caso de tener un cava su temperatura correcta está entre los 5º y 7ºC.

cava

RECUERDA: Por debajo de los 5ºC no se puede percibir de la misma forma los sabores.