vitrocerámica

¿Vitrocerámica o gas?

cocinando gas

¿Por qué en casi todos los hogares se instala una placa vitrocerámica o de inducción mientras que los cocineros profesionales optan mayoritariamente por el gas en sus fogones?

Existen diferentes tipos de placas y la elección entre ellas depende de muchos factores, por eso te mostramos las ventajas e inconvenientes de cada elemento.

Ventajas e inconvenientes

Aunque si bien es cierto que los modelos que funcionan con gas son más eficientes para cocinar, del mismo modo son menos estéticas que las vitrocerámicas o las de inducción

Cocinas de gas

cocina gas

Las características de las cocinas de gas son:

  • Consume menos energía.
  • Tarda menos en calentar los recipientes.
  • Permite usar diferentes tipos de recipientes.

Para cocinar platos más tradicionales  se emplean este tipo de placas porque otorgan mayor sabor a los alimentos. Uno de sus inconvenientes es que deberemos estar más pendientes ante fallos o despistes ya que existe un mayor riesgo. Además será más difícil de limpiar debido a los quemadores.

Inducción

placa inducciónEs uno de los sistemas más modernos, de ahí su coste superior. Aunque en apariencia es similar a una placa vitrocerámica convencional, su funcionamiento es diferente. Funcionan por medio de la generación de un campo magnético que, en contacto con un recipiente metálico, hace que este se caliente. Así se calienta el recipiente, pero la placa no genera calor residual, un calor que no se aprovecha.

Se acaba ahorrando energía y dinero ya que son más eficientes. En estos sistemas no nos podemos quemar si ponemos la mano encima por lo que son más seguras.

Sin duda sus principales ventajas son su facilidad de limpieza y su capacidad para ser programadas. Los inconvenientes que encontramos son su elevado precio y su incompatibilidad con algunos materiales como el aluminio o el barro.

Vitrocerámica

placa vitrocerámica

Si no te convence ninguno de los sistemas anteriores, puedes optar por la vitrocerámica. Es un tipo de placa que genera calor por medio de unas resistencias eléctricas situadas bajo el cristal vitrocerámico. Dichas resistencias calientan el cristal, que ésta transmite su calor al recipiente que colocamos encima.

Vitrocerámica VS. Inducción

Algunas de sus ventajas frente a las de inducción son que su coste es menor y son más compatibles con los materiales de los recipientes. Guardando bien el calor residual, lo que nos puede ser útil ya que aunque las apaguemos, podemos seguir guisando con el calor que queda.

Del mismo modo, el calor afecta incluso al apagarse por lo que puede quemar y cualquier cosa que se derrame puede quedar frito y adherido al cristal. En cuanto a las placas vitrocerámicas, éstas tardan más en calentarse y enfriarse haciendo que se consuma más electricidad.

Por tanto si has de comprar tienes varias opciones y deberás elegir no solo mirando el presupuesto, o el diseño de tu cocina, sino considerando cuál de ellas es la que está más cerca de lo que necesitas.